Mendoza – Intento al Cerro Santa Elena

Mendoza, Octubre 2015

Relato y Fotos: Darío Dario

Día 1: Llegamos a MDZ (Lucas, Pablo y quien les relata) por Cata, puntual 11:30 hs, y con un excelente servicio.
Lluvia desde la salida desde la terminal con colectivo en dirección a Altos Manantiales, lomito de por medio en la espera para el mismo, presenciamos también un hurto a una señora que corría a un nene de no más de 10 años a los gritos de “Policía!! Policía!!”

12:50 salió puntual el colectivo, pasando primero por Potrerillos con llegada 14:40. Luego de ajustar el equipo, y las mochis, partimos a los 10′ bajo una leve agua nieve.
DSC00710
El Gps marca los 1900 mts desde este punto.
El pueblo parecía totalmente deshabitado, no nos cruzamos con absolutamente nadie, lo más parecido a un pueblo fantasma. Imagino que en verano, la situación debe ser totalmente diferente.
A los 20′ pasamos el “puesto de peaje” pero no había nadie para cobrarnos.
DSC00716
Se continua por un camino de piedra y tierra del ancho de un camino de autos, con una leve pendiente.
A medida que avanzábamos, nevaba cada vez más copiosamente. Luego de un rato pasamos un toma de agua de una de la vertientes. Luego de pasarnos, encontramos que el sendero arrancaba más tirado a la izquierda, previo cruce de un mini arroyo. El mismo comienza pegado a un alambrado del lado izquierdo y rosa mosqueta del derecho. Luego vira a la derecha y ya la rosa mosqueta domina el paisaje.
Nos empezamos a internar en la Quebrada de la Manga.
DSC00721
Se continua y cada tanto se ven pintadas de flechas rojas en las rocas o cintas de peligro atadas para indicar el sendero. Cada tanto se vuelve a cruzar el mismo curso de agua, nada complicado, pues casi no tiene caudal.
Se empiezan a ver manchones de nieves más grandes, y nuestras dudas sobre cómo eran las condiciones del sendero  empiezan a aclararse. Pronto el frío empieza a ser más intenso y las nevadas también. Afortunadamente en esta ocasión traje el cubrepantalón que lo usé gran parte del trayecto.
Nos cruzamos con un grupo de 5 andinistas que habían estado acampando por 3 noches, y no pudieron avanzar debido a la cantidad de nueve acumulada. El panorama no era nada alentador. De todas maneras continuamos con nuestra idea.
Ahora la nieve ya cubre todo el suelo con una capa de entre 10 cm. El sendero ya casi ni se nota, y la pintadas en la piedras, en este caso son inútiles. Solo sirven la cintas y un track del GPS que teníamos por seguridad.
DSC00735
DSC00742
El cielo va oscureciendo rápido y no avanzamos quizá lo rápido que esperábamos. El cansancio del viaje siempre pasa factura aunque uno no se dé cuenta.
Ya toda la vegetación está sosteniendo pequeños bloques de nieve con las formas más irreales. La visibilidad empieza a bajar y también la claridad del día, hora de sacar la linternas frontales antes que caiga la noche.
DSC00757
Llegamos al punto de acampe y estuvimos yendo de acá para allá para buscar un buen lugar para acampar, ya que la pendiente era pronunciada para instalar una carpa, hasta que Pablo encontró el lugar indicado. Armadas las carpas, fuimos a buscar agua al arroyo que corre a unos 50m de donde acampamos, y tomamos de inmediato una sopa caliente.
DSC00774
Por un momento pudimos disfrutar con Pablo, una parte del cielo que se había despejado y apreciamos incontables estrellas, como solo se ven es estos lugares, increíble!!!.  Luego de un rato de acomodar el equipo, cenamos y fuimos a dormir con el merecido descanso.

Día 2

Me levanto alrededor de la 9am, el clima no había mejorado, la visibilidad era escasa, apenas divisabas algo a los 100 m. Durante la noche siguió nevando de forma tranquila pero continua.
Los muchachos aún seguían durmiendo. Luego, cuando se despertaron desayunamos y tomamos la triste decisión de que descenderíamos. La nieve acumulada era mucha (en ciertos lugares, llegaba hasta la rodilla) y eso que estábamos a los 2650 msnm, subiendo sería peor. Por más que el clima mejorase (cosa que no era el caso), el ascenso sería muy complicado por la cantidad de nieve acumulada.
Aproveche para sacar unas cuantas fotos porque el paisaje tan tapado de nieve era fantástico. Las formas que tomaban los pequeños arbustos con la nieve acumulada encima era muy artística.
Una vez que desarmamos campamento, comenzamos el descenso con la idea de acampar en algún lugar cerca del puesto, imaginando que no llegaríamos al bondi de la 17hs (pues salimos tarde).
DSC00779
DSC00780
DSC00786
Luego de desandado la mayoría del camino, notamos que nos llevó bastante menos tiempo del esperado así que apuramos el paso y nos fuimos directamente a la parada del bondi.
DSC00790
Nuestro plan inicial era parar en algún camping en potrerillos para pasar algún día, para visitar el embalse y los alrededores de potrerillos, porque imaginamos que lugares como Penitentes, Vallecitos, etc… estarían en las mismas o peores condiciones como para hacer un ascenso.
Fuimos a parar al Camping del ACA, que está cercano a la terminal y a la seccional de la policía, que afortunadamente estaba abierto. No había servicio de agua caliente, pero eso era un detalle.
No se encontraba ningún acampante, solo estábamos en compañía de unos 5 perros que nos seguían a todas partes. Da la sensación que en temporada alta, este camping a pesar de que es enorme, se llena.
Caída la noche, el frío se siente aún más que en la montaña. Como la merienda fue fuerte, salteamos la cena y nos fuimos a dormir.

Día 3

Nos levantamos y el clima no cambió para nada, fuimos a recorrer el embalse. Primero bajamos por una calle hasta casi el Río Mendoza, pero no se podía llegar muy cerca porque estaba todo muy embarrado.
Volvimos y subimos cruzando primero el puente del Río Blanco tomando la ruta 89. Inmediatamente se abre a la izquierda un camino que se dirige directamente al embalse. El nivel del agua se veía bastante bajo, el piso estaba cubierto de un musgo blanquecido que se encontraba totalmente reseco y evitaba que pisemos directamente el barro que se encontraba debajo de este.
DSC00804
DSC00820
DSC00823
Continuamos bordeando el embalse, hasta llegar a una pequeña península, que es un mirando que se accede también desde auto. Un poco más allá, se podía ver que descansaban en el agua algunos patos. Allá lejos había una garza bien blanca y se veía volar alguna golondrinas que se ve estaban “pescando” pequeños peces. Luego de un rato largo de caminata, volvimos a la terminal de potrerillos, y siendo mediodía, nos deglutimos un exquisito lomito.
Luego seguimos durante el día haciendo varias caminatas por los alrededores con nuestra escoltas de caninos, aprovechando que había varios lugares vistosos, con diversidad de colores y formas, saqué alguna que otra buena foto.
DSC00828
DSC00846
DSC00852
Día 4

No mucho más para hacer por aquí decidimos definitivamente emprender el regreso. A pesar que en Mendoza hay muchas actividades para hacer, habíamos ido con la idea de hacer el ascenso al Santa Elena, por ello nuestro decisión. Partimos de nuevo con el Buttini hacia la terminal de Mendoza. Cuando llegamos pudimos cambiar el pasaje para el mismo día y dejamos la mochis en el guardaequipaje y fuimos a caminar por la ciudad para hacer pasar el tiempo hasta la partida del bus.
DSC00862
Hasta la próxima!

Comments

comments

Comments are closed.