Dientes de Navarino

Dientes de Navarino

Enero 2020

Desde hace ya un tiempo nos rondaba la idea de hacer el circuito de Dientes de Navarino y finalmente nos decidimos, casi a último momento, de viajar a fines de enero 2020. Este circuito de trekking se encuentra en la isla chilena Navarino, al Sur de Ushuaia. Como no es un parque nacional, no encontramos un mapa “oficial” del circuito, sino diferentes tracks en internet, algunos dudosos. Pero al final del viaje encontramos esta página, aparentemente oficial, donde se puede encontrar la ruta sugerida: www.bienesnacionales.cl 

La ruta tiene una extensión de 53 Km, dividido en 5 tramos de 4 o 5 días de duración (dependiendo de la exigencia que cada uno le quiera poner). En su gran mayoría tiene buena señalización, pero tiene algunos tramos mal señalizados, en los que se va al rumbo, por lo que se recomienda tener alguna experiencia previa en travesías de montaña. Si bien fuimos en pleno verano, el clima es frío, con mucho viento, y lloviznas casi a diario. Fundamental contar con buena carpa, 3 estaciones como mínimo, abrigo y alguna capa externa impermeable. No hay refugios en ningún lado, solo áreas de acampe en las que no se puede hacer fuego. Hay que llevar calentador y toda la comida, ya que no hay donde aprovisionar.  Antes de emprender el circuito hay que registrarse en la oficina de carabineros de Puerto Williams.

Puerto Navarino
Puerto Navarino

Creo que el circuito no presenta dificultad técnica, ya que no requiere de escalada ni trazar rumbos, pero es de exigencia física media.

Desde Ushuaia tomamos una pequeña lancha que cruza el Canal Beagle hasta Puerto Navarino. Hay dos empresas de lancha que hacen ese tramo (nosotros fuimos con la empresa Onashaga), con 1 salida diaria a la mañana desde el puerto de Ushuaia. Las salidas suelen suspenderse por mal clima, ya que el Beagle se pone bravo con los fuertes vientos. El cruce desde Ushuaia hasta Puerto Navarino tarda 30 minutos. Luego en Puerto Navarino nos subimos a una combi que nos llevó hasta Puerto  Williams, por un camino de ripio de 54 Km que demoró 1 h 30min. Puerto Navarino es un asentamiento de 4-5 casitas. Lo primero que me llamó la atención a medida que nos acercamos a la isla, son los bosques nativos intactos. El camino hacia Puerto Williams bordea el Canal Beagle y las vistas que se tienen son hermosas. Una vez que llegamos a Puerto Williams, la combi te deja en la aduana para hacer migraciones y ahí termina el servicio. O sea que desde el edificio de la aduana, cada uno se va caminando a su alojamiento. No vimos taxis. Puerto Williams es un pueblo muy chiquito, de pocas calles y casitas bajas. Tiene un pequeño almacén y dos bar-restaurantes que son los únicos lugares para comer. Cuando fuimos nosotros solo vimos abierto uno de los restaurantes, y eso que era la temporada alta.

Puerto Navarino
Puerto Williams

Para nuestra sorpresa había poca disponibilidad de alojamientos en el pueblo, por lo que sugerimos ir con reserva previa. Nosotros nos alojamos en una posada llamada Hostal Akainij, una posada familiar, muy acogedora, que parece una casa de familia. Altamente recomendable. En la posada también se ofrece cena. Toda la comida de la posada es casera y muy buena.

Dato importante: frente al edificio de aduana hay un local que alquila equipamiento de montaña, por si se necesita algo.

Día 1: Puerto Williams – Laguna el Salto (9 Km – 6 horas)

Empezamos a caminar a la mañana, saliendo de Puerto Williams en dirección a la Plaza de la Virgen (punto referencial) y desde esa plaza continuamos por la calle de la izquierda que nos lleva afuera del pueblo. Seguimos esa calle por 45 minutos hasta que se corta en una toma de agua. En ese punto, hacia la derecha hay un área de acampe y un mirador de una cascada, y hacia la izquierda está el cartel que da inicio al sendero de los Dientes. Tomamos ese sendero en dirección al Cerro Bandera. El sendero, bien marcado, corre siempre en ascenso, bajo un denso bosque. Cuando el bosque termina abruptamente nos encontramos ante un mirador hacia el Canal Beagle con un viento que te vuela. Desde ese mirador hay que subir a la izquierda (aquí las marcas no están claras) encarando la cumbre del Cerro Bandera (o sea dándole la espalda al canal Beagle). Aquí ya no hay bosque, solo viento, y el terreno es pedregoso. Desde la cima del Cerro Bandera se pueden ver las pircas que marcan los distintos senderos a seguir. Desde este punto salen varios senderos y puede prestar a confusión. Todos llevan al mismo destino, pero algunos van más cerca del fijo y otros por medio de la ladera. Sugerimos mantenerse lo más cerca del filo y evitar ingresar al bosque. Hay que caminar siempre en dirección Sudoeste, viendo siempre a la derecha el valle del Róbalo con su gran lago homónimo.  Aproximadamente a mitad de camino se cruza un arroyo que es único punto de aprovisionamiento de agua hasta el final de este tramo. Una vez que se deja atrás el lago Róbalo, el sendero desciende por un fuerte acarreo hasta la Laguna el Salto, lugar de acampe. 

mapa del circuito Dientes
mapa del circuito Dientes

Día 2: Laguna el Salto – Laguna Escondida (6 Km –  4 h 30min)

Para iniciar esta segunda etapa hay que salir de la hoya donde se encuentra la laguna. Caminamos bordeando la laguna en dirección al arroyo que desemboca en ella para trepar por el promontorio rocoso por el cual viene bajando el agua. De lejos parece muy empinado, pero en realidad no es tan así. Se asciende a una especie de campo de altura donde nacen los arroyos que alimentan a las lagunas grandes y donde también encontramos manchones de nieve permanente. El sendero está bien señalizado y se transita siempre por suelo pedregoso. Aquí ya no hay ningún bosque. Se cruza el Paso Primero y el Paso de los Dientes. Después del Paso de los Dientes encontramos una bifurcación: hacia la izquierda se va a Bahia Winhond, y hacia la derecha sigue el circuito Dientes de Navarino. Nosotros seguimos por la derecha, ingresando en el valle que nos lleva hasta Laguna Escondida, donde acampamos. El sector de acampe en Laguna Escondida está más expuesto al viento que el de Laguna el Salto.

zona Picacho
zona Picacho

Día 3: Laguna Escondida – Laguna Martillo (6.3 Km –  5 h)

Empezamos a caminar con un viento fuertísimo. Bordeamos la laguna Martillo en dirección a su desembocadura. Marchamos casi siempre por un suelo pedregoso y sin bosques, con una subida empinada para alcanzar el Paso Ventarrón. Aquí el viento sopla helado pero se tiene una vista panorámica genial sobre un valle con infinidad de lagunas todas encadenadas entre si y a distintos niveles. Luego de bajar del paso ingresamos en el valle donde ya estábamos al reparo de los bosques achaparrados y un suelo tipo mallín, bastante barroso. En algunos tramos perdimos el sendero y tuvimos que retomar un par de veces, hasta llegar a la Laguna Martillo, donde acampamos.

Día 4: Laguna Martillo – Laguna Guanacos (6 Km – 6 h)

Este día nos resultó extenuante. Aquí perdimos el camino desde el principio y perdimos mucho tiempo hasta dar con el sendero correcto. Parece que en este tramo quedó un trazado de un sendero viejo y puede dar a confusión. La señalización es muy pobre. Sugerimos seguir los waypoints indicados en el link que dejé al principio. Como es una zona de mucho mallín, con barro en el que te enterrás hasta la rodilla, cada caminante pasa por un lugar distinto para esquivar el barreal y de esa forma no hay una única huella, sino múltiples, y a falta de indicaciones, es muy fácil perder el rumbo.  Una vez pasado todo eso, encaramos una subida fuerte de 45° hacia el Paso Virginia. La vista panorámica desde el paso es hermosa, pero el viento te tira y además empezó a llover, por lo que bajamos enseguida. La bajada es hacia la Laguna Guanacos por una ladera empinada toda de acarreo, que hay que encarar con tranquilidad. No apto para quienes sufren vértigo. Finalmente llegamos a la cabecera Noreste de la Laguna Guanaco donde acampamos dentro del bosque para que nos proteja del viento.

Bajando del paso Virginia
Bajando del paso Virginia

Día 5: Laguna Guanacos – Puerto Williams (4 Km – 6 h)

Desde la Laguna Guanacos seguimos el arroyo que sale de la misma hacia abajo, caminando por el bosque. Pero perdimos el sendero varias veces, por lo que pensamos que no había que ir por dentro del bosque, sino por fuera, más arriba. El sendero dentro del bosque era puro barro y por momentos bastante cerrado, por lo que la marcha fue muy lenta, siempre paralelos al río, en dirección descendente. A medida que descendíamos los árboles eran cada vez más altos y añejos. Cuando faltaban pocos kilómetros para alcanzar el Canal Beagle, fueron apareciendo lo que desde lejos parecían praderas, pero cuando nos acercamos para cruzarlas resulta que eran grandes mallines con agua más allá del tobillo. Tardamos mucho en esquivar toda esa agua para alcanzar la ruta que nos llevaría a Puerto Williams. Finalmente salimos a la ruta a la altura de la abandonada pesquera McLean, cuyos techos rojos se ven desde la distancia y marcan el final del sendero.

Una vez en la ruta, no hay ningún lugar para llamar un traslado. Eso hay que coordinarlo antes de iniciar el sendero. Nosotros decidimos caminar los 11 Km que faltaban hasta Puerto Williams, haciendo muchos foto-stops sobre el Canal Beagle que siempre se ve muy pintoresco.

Visita la galeria de este viaje aquí: https://www.trekkar.com/es/galeria/galeria-dientes-de-navarino/

Relato: Karina

Fotos: Darío

Comments

comments

Comments are closed.