Parque Nacional Perito Moreno

Parque Nacional Perito Moreno – Feb 2019

En el mes de febrero 2019 visitamos este remoto y agreste parque, tan poco conocido. Si bien existe como parque nacional desde hace muchos años, no es muy visitado, debido principalmente a su acceso. No hay ningún transporte público que lleve a él. La única forma de llegar es con vehículo, ya sea propio o alquilado, o bien, si se tiene mucho tiempo, haciendo dedo por la Ruta 40. Esto limita muchísimo al público. Otra limitante es el clima. El frío se siente allí incluso durante el verano y el viento es una constante, y sopla muy fuerte. Además no tiene ningún pueblo cerca donde cargar combustible, comprar víveres o incluso pernoctar en un hotel.

A pesar de todas esas “contras”, el paisaje de bellísimo, creo que es el más lindo que vi hasta ahora en un parque nacional. Y al ser visitado por tan poca gente, se puede ver mucha fauna. En la web del parque se encuentra información sobre la historia, flora, fauna, y los senderos que tiene: https://www.parquesnacionales.gob.ar/areas-protegidas/region-patagonia-austral/pn-perito-moreno/

Nosotros volamos de Buenos Aires a Comodoro Rivadavia, donde alquilamos auto y manejamos hasta el parque, previa pasada por las ciudades de Perito Moreno y Los Antiguos (en ninguna de las dos ciudades se puede rentar auto). Tomamos la Ruta 40 hacia el sur. El último lugar para cargar combustible es Bajo Caracoles. Es importante llenar el tanque allí porque en el parque no hay dónde cargar. La Ruta 40 está asfaltada, pero ni bien salimos de Bajo Caracoles, está en mal estado, muy poceada (muchas veces uno puede inducir que viene un pozo debido a las frenadas previas que se ven en el asfalto), y con muchas manadas de guanacos a su costado, por lo que tuvimos que ir lento. Luego empalmamos con la Ruta 39 en dirección Oeste, la que nos lleva al parque Perito Moreno. Esta ruta es de ripio y su estado es pésimo, con mucha piedra suelta. Nosotros fuimos con un auto normal y no pudimos superar los 40 km/h. Todos van en camionetas 4×4. Y la verdad que para esa ruta, es la mejor opción (claro que todo depende del presupuesto). Llegamos al parque a última hora de la tarde.

ingreso al PN Perito Moreno
ingreso al PN Perito Moreno

La fundación de Gilbert Butler (Butler Conservation Fund) hizo una donación millonaria al parque para la construcción de refugios. Ya hay varios terminados y están trabajando en varios más. Son pequeños, por lo que hay que enviar mail (los datos están en la web) para reservar lugar durante los días que se va a permanecer. Tiene muy poco lugar de acampe. Nosotros no hicimos reservas, pero tuvimos suerte y al momento de registrarnos con Guardaparques, nos hicieron las reservas para cada día de toda nuestra estadía en el parque. Luego de registrarnos fuimos en vehículo hasta las Lagunas del Mie. Pudimos ver muchas aves (flamencos, cormoranes, bandurrias, cisnes de cuello negro, cóndores), manadas de choiques y guanacos. Seguimos con el auto hasta el lago Burmeister.

lago Burmeister
lago-Burmeister

Aquí hay un área de acampe (contamos 4 parcelas) pero estaba clausurado porque había una invasión de orugas “gata peluda”. Cuando digo invasión, créanme que era así: no solo cubrían todo el suelo, las rocas y los troncos, sino que caían de los árboles. Se alimentan de las hojas de ñire, por eso los árboles estaban llenos y debido al fuerte viento se te caían encima. El viento en este lugar es fuertísimo. Las parcelas tienen reparos hechos con troncos llamados toritos (suponemos que debido a la similitud con los cuernos del toro). Desde el área de acampe tomamos un sendero que lleva al mirador del Burmeister. Al principio el sendero bordea el lago hasta ingresar en el bosque de ñires, que protege bastante del viento. Asciende un poco por la ladera hasta una saliente rocosa que es el mirador (total 10 minutos de caminata). Se puede ver gran parte del lago, de aguas turquesas y acá sí que te volás. Luego seguimos con el auto hasta el estacionamiento del Lago Belgrano. Aquí dejamos el auto para continuar con mochila por un sendero (45 minutos) hasta el refugio René Negro, donde pernoctamos.

refugio Rene Negro
refugio Rene Negro
refugio Rene Negro
refugio Rene Negro

Este es uno de los refugios nuevos, todo en madera, con ventanas doble vidrio, lugar para 5 personas (tablones formando camas cuchetas), equipado con salamandra (en la parte de atrás hay leña ya cortada lista para usar). Se ubica a orillas del lago Belgrano, por cuya playa se puede caminar bastante trecho. Desde este refugio se puede regresar al estacionamiento por un sendero más largo (2 horas de caminata) que recorre lomadas con estepa, bosques de ñires, planicies y lagunas de altura con hermosas vistas hacia la cordillera.

Continuamos con el auto hasta la entrada a la Península Belgrano. Hay un sendero que da la vuelta a la península, mayormente corre paralelo al lago. Se puede hacer en un día, pero nosotros decidimos hacer hasta la mitad, pernoctar en el refugio Playa Quetro, y concluir la otra mitad al día siguiente. Desde el ingreso a la península hasta el refugio Quetro son 8 Km pasando por bosques y espacios abiertos donde se siente bien fuerte el sol. El viento sopla constantemente y en varias ocasiones se tienen lindas vistas sobre el lago que se ve siempre muy turquesa. El refugio Quetro es igual que el Rene Negro, con lugar para 6 personas (aquí había colchonetas!!) y tiene una bajada a la playa con arena. Un sueño!! La mitad norte de la península es más esteparia y se pasa por dos lagunas bastante grandes: Laguna Pescado y Laguna Flamenco. En ambas encontramos algunas aves, pero pocas: cisnes de cuello negro, flamencos y lo que creemos eran cauquenes.

playa Quetro - Pla Belgrano
playa Quetro – Pla Belgrano

Nuestro siguiente destino fue es destacamento El Rincón. Parece que antes era el casco de una estancia. Hoy es la casa de guardaparques. Tiene 3 lugares grandes de acampe protegidos por piedras que dan sobre una pradera por la que se ven guancos pastando. Justo frente al acampe se puede ver un cordón montañoso con sedimentos muy coloridos.

acampe en El Rincon
acampe en El Rincon

Desde este campamento hicimos una caminata hasta el Cerro León, desde el cual se tiene una hermosa vista panorámica sobre todo el conjunto de lagos. Desde el camping hasta el inicio del sendero son unos 25 minutos a pie, pasando por la estepa azotada permanentemente por el viento. Vimos varios huecos cavados en el suelo arenoso, que deben ser usados por los guanacos.

Cerro Leon
Cerro Leon

Desde el inicio del sendero hasta la cumbre del cerro tardamos 1h 50min. Apenas terminamos de atravesar la estepa e iniciar el ascenso de la lomada, van apareciendo pequeños bosques de ñires achaparrados, entre los que se ven algunos guanacos. A medida que ascendíamos, empezamos a ver el lago Belgrano y la península. Ya cerca de la cumbre desaparecen los bosques dejando lugar a un suelo pedregoso con unos pocos manchones verdes de alguna planta que logra sobrevivir entre las piedras al ras del suelo. En la cumbre el viento sopla fuertísimo. Hasta nos tiraba de costado y costaba avanzar. En el punto panorámico hay una pared levantada con las piedras del lugar para refugiarse un poco. La vista que se tiene desde ese lugar es impresionante:

mirador del cerro Leon
mirador del cerro Leon

Nuestro siguiente destino fue la zona del refugio y cerro San Lorenzo. Desde el destacamento El Rincón seguimos con el auto hasta el inicio del sendero. Como íbamos con auto común (no 4×4) tuvimos que dejarlo en un estacionamiento que se encuentra bastante antes del inicio del sendero, ya que la última parte del camino solo es apto para vehículos 4×4. Desde el estacionamiento caminamos unos 3 Km hasta el inicio del sendero.

sendero San Lorenzo

Apenas inicia el sendero se cruza un arroyo que es la última provisión de agua hasta más de la mitad del camino. Si bien el sendero recorre todo el valle del Rio Lácteo, este río está bien lejos. No se tiene acceso en ningún momento. Es una caminata de 15 Km y nos llevó 4h 40min, caminando lento y parando varias veces. El desnivel es leve y tiene ascensos y descensos constantes, pero es un camino para ser disfrutado en sí mismo, cruzando pequeños cañadones y atravesando diferentes bosques de ñires, que lamentablemente estaban sin hojas debido a la depredación de las orugas. Lo complicado fue el viento, que por momentos soplaba tan fuerte, que teníamos que parar y ponernos de espaldas al mismo y esperar a que pasara la ráfaga. Pero cuando no soplaba el viento, hacía mucho calor. Durante todo el camino tuvimos el río Lácteo a nuestra izquierda y se lo veía a lo lejos, como hilitos de agua turquesa lechoso. Ya cerca del refugio, donde pudimos estar cerca del río, vimos que en realidad es muy ancho y caudaloso.

rio-lacteo
rio-lacteo

Al final del sendero nos encontramos con el antiguo puesto San Lorenzo (de chapa, hoy usado como galpón) y el refugio nuevo de madera llamado Kris y Douglas (en honor a la pareja Tompkins, quienes donaron estas tierras para ser anexadas al parque nacional. Este refugio tiene lugar solo para 3 personas. Desde este punto parte un sendero hasta la laguna que desciende del Cerro San Lorenzo. Pero cuando fuimos nosotros estaban trabajando en mejorarlo por lo que no estaba habilitado para el público. Lamentablemente el cerro San Lorenzo estuvo tapado por nubes todo el tiempo asi que no pudimos verlo. Quedará para otro viaje. Un detalle a tener en cuenta: aquí no se permite acampar, a pesar de que hay mucho lugar. Solo se puede pernoctar en refugio. Por eso la importancia de reservar lugar.

sendero-San-Lorenzo
sendero-San-Lorenzo

Puesto San Lorenzo fue nuestro último destino en este parque. Obviamente quedaron senderos por recorrer. Algunos estaban cerrados al público porque los estaban trabajando y otros decidimos no hacerlos por falta de tiempo. Este parque nos encantó. Es bien agreste, poco visitado y muy cuidado. Además de los paisajes impresionantes y una tranquilidad absoluta. Puntos a tener en cuenta:

  • Reservar los pernoctes en los refugios con anticipación, ya que tienen lugar para pocas personas y hay muy pocas áreas de acampe.
  • Hay que llevar toda la comida ya que en el parque no hay proveeduría
  • El vehículo se usa bastante dentro del parque para llegar de un sendero a otro. Y como no hay donde cargar combustible es importante llenar el tanque en el último punto posible (Bajo Caracoles si se llega desde el norte o Gobernador Gregores si se llega desde el sur).
  • Actualmente no se cobra entrada a este parque.
  • Un dato importante es que en todo el parque no hay señal de telefonía, la única opción de comunicación es pedir el acceso a WIFI en la oficina ppal de guardaparques
Relato: Karina
Fotos: Darío

Comments

comments

Comments are closed.